Para no serruchar a un Roble: para Don Fernando Cruz Castro

Jiddu Rojas Jiménez

Para no serruchar a un Roble: Para Don Fernando Cruz Castro, jurista y maestro.

  1. Una anécdota jurásica personal:

Quisiera comenzar con un inolvidable testimonio propio, de mis andanzas atolondradas de estudiante universitario, entre Derecho (carrera con cupo) y Filosofía en la UCR.

Venía la tormentosa matrícula universitaria, y a mí me tocaba en Derecho, una pesadilla a medio camino entre ‘Matilde’ y las nuevas hojas a rellenar a lápiz para ser leídas por la nueva Oficina de Informática del Registro. Un caos.

Era creo mi Tercer año en la UCR, empadronado en Derecho, y yo quería estudiar Filosofía. Realmente estaba decepcionado de la Facultad de Derecho, aunque llevaba algunos Cursos aún. (Pobrecito mi Tata todavía Profesor en la Facultad. Pero siempre tuve su apoyo). 

La matrícula por entonces, era un verdadero calvario burocrático para Profesores y Alumnos. Una tortura sádica y psicótica.

La malla curricular, hoy también, exigía lógicamente que para llevar un curso de Derecho, –como de casi todas las carreras–, había que cumplir con todos los requisitos, o sea con la aprobación de otros cursos previos. Recordemos que ni siquiera había Sala Cuarta, estaba por crearse en 1989. (Gracias don José Miguel Corrales).

Fui a Filosofía, –una especie de República independiente universitaria de entonces–, y me mandaron olímpicamente a Derecho, donde según ellos, por arte de magia, debían aprobarme los Cursos de Filosofía, sin ningún comprobante de parte de la Escuela de Filosofía. No conocían el ‘modus operandi’ de la Facultad. Iba directamente a una emboscada, a una telaraña gigante, o gran limbo burocrático… 

Me tocó entonces de Profesor Consejero en la Facultad de Derecho, a un más joven, Fernando Cruz, ya con fama de buen profesor de Derecho Penal, pero sobre todo de ser muy severo.

Don Fernando, era ya don Fernando.

 —”No me diga Doctor, eso no me agrega nada, dígame Profesor o sino dígame si puede, don Fernando.” 

 Así le contestó a la excesiva zalamería de un alumno, en frente de la clase. (Si luego, fui su alumno en Derecho Penal.).

El tema es que Don Fernando, quien no ne conocía obviamente, y seguramente observando mi previo y atribulado ir y venir de Derecho a Filosofía y viceversa, sólo me volvió a ver severamente, me llamó a cuentas, y me interrogó viéndome directamente a las pupilas de los ojos (un viejo truco de Fiscal):

—”¿Usted tiene los requisitos para matricular estos cursos de Filosofía?”

Y yo le respondí con toda sinceridad:

 — “Desde luego, el Currículum de Filosofía es abierto a diferencia del de Derecho.”

 — “Comprendo”, dijo seco y sonrió mordaz. Y bajó su cabeza como sonriendo más.

Y firmó mecánicamente sin decir nada mi autorización, de la matricula de cursos de Filosofía en Derecho, y sin siquiera  levantar la cabeza.

Yo que soy yo, una vez con su firma en mi Hoja de Matrícula, y ya con 18 años y tres curtidos años de UCR, desafié la fila, me le acerqué, y lo abordé lateralmente, y le expeté con respeto, pero con cierto reclamo y calculando el riesgo:

 —”¿Y si tiene dudas, por qué sino entonces autorizó mi matrícula?”

Carajo. Paró sus labores administrativas. Estaba cansado, agobiado. Pero era fuerte y contundente en palabras y gestos.

 Me volvió a ver con cara de ogro. Y me dio una lección sin gritar:

 —Vea, ¿cuántos alumnos quieren estudiar Filosofía? Dígame francamente. No creo sinceramente, que un alumno que quiera estudiar Filosofía, mienta para llevar cursos de esa carrera. Lo felicito, es un héroe.

 Buenas tardes, con permiso, el siguiente…

 Hasta yo me reí, un razonamiento penal brillante e impoluto.

 —Gracias Don Fernando, le contesté. Y me fui desafiante para Filosofía con mis cursos aprobados en Derecho.

 Lección ética práctica aprendida.

Paso de la figura de carne y hueso, a otros menesteres menos agradables. Ni modo.

  1. Serruchando al Roble: Una Injusticia Moral y Política.

 Permitanme pasar de lo particular a lo general, de lo anecdótico y personal, a los temas actuales de interés público.

Hay ahora un sector de la ‘Gradería de Sol’ desatado, que en su ‘discurso de odio’ y en su reclamo irracional de ‘baño de sangre’ populista, –claro, frente a la crisis política y económica nacional e internacional, la Desigualdad Social creciente, y el exceso de corrupción–, que pide ahora, la cabeza de Don Fernando Cruz, Presidente de la Corte Suprema.

 Es como un ritual sacrificial para una mentalidad colectiva mágica y pre-moderna, manipulada por control remoto.

Lo culpan hasta de la imposibilidad de la Liga de ganarle a Saprissa; hasta de la subida del precio de la gasolina, y obviamente de la Invasión Rusa a Ucrania, y antes, de la Invasión de Ucrania al Donbass.

 De verdad, –y más allá del humor negro–, la Ignorancia con mayúscula es atrevida.

Don Fernando, nunca ha sido un “Yesman” de los Mandarines del poder económico y político. Y eso no se lo perdonan. 

 Pareciera ahora en cambio, hasta que Don Fernando inventó las demostradas ‘Pensiones de Lujo’. En fin, lamentable la campaña de difamación en contra de un Tayacán.

Por otra parte, la investigación penal en curso contra de Don Rodrigo Chaves, por el presunto financiamiento ilegal de su Campaña Electoral, no es un tema menor. Y no se debe reducirse a la descalificación soez, por parte del Ejecutivo.

Voy a explicarles algo a continuación, aunque francamente, hasta pereza me da. Seré breve y puntual porque urge educarnos.

III. Al grano y por la Defensa del Estado Social de Derecho. 

1) Hay una crisis de Legitimidad democrática y el Poder Judicial no es la excepción. Pero que no nos manipulen más…

  1.1. El Poder Judicial ha involucionado y ha perdido credibilidad, sin duda.

 1.2. Falta también, mucha más eficacia y mucha más eficiencia, en su labor pública. De acuerdo.

 No es mi intención hacer apología ciega del Poder Judicial, ni de ningún funcionario. 

 1.3. Repito no defenderé conscientemente jamás, ningún privilegio de ese Poder.

 El manejo judicial dudoso del caso ALDESA, me retumba en la consciencia. Y hay muchos más casos. Tampoco lo olvido. Jamás.

 1.4. Tampoco creo que pienso exactamente igual que Don Fernando, –ni puedo tener jamás su bagaje jurídico tan siquiera–, ni tampoco puedo dar una opinión calificada a la altura del Doctor Román Solís, o del Ex-Magistrado Arroyo, etc. No me atrevería ni mucho menos. Hablo en un registro cívico y de educación popular. Y por favor, hablo por mí nada más. 

 Hablo como un simple ciudadano costarricense de a pie.

 1.5. Pero recordemos también, que la dirección del Poder Judicial es muy compleja y tiene un mando colegiado, como en cualquier Estado Democrático moderno.

 La Corte es una compleja institución, llena de microespacios y micropoderes. 

Es la vieja sentencia sociológica de Max Weber: “A más democracia más burocracia (necesaria)”. Es el precio de la Autonomía institucional. Así de simple y brutal, como Weber. 

2) Pero precisamente, es Don Fernando Cruz, un “error del sistema” (y eso es un piropo ético), el actual Presidente de la Corte Suprema, quien ha mantenido dos líneas claras de la Constitucionalidad:

 2.1. La lucha por la defensa del Estado Social de Derecho y su función reguladora frente a la Ofensiva Neoliberal.

 2.2. La lucha contra los privilegios y por la Ética en la función pública, incluidas las mejores prácticas, y la Autónomía, relativa a veces, del Poder Judicial de los grandes intereses económicos y políticos.

3) Sobre don Fernando y su probidad:

  3.1. Precisamente cuestionar gratuitamente a Don Fernando Cruz, es parte de la estrategia de la Contrarreforma Neoliberal y de su Campaña de Desinformación.

  3.2. Él, Don Fernando, –junto a dos, tres, cuatro o cinco, Magistrados más–, les estorba por su calidad de jurista y su alto nivel ético.

 Cómo nos recordó recientemente, la compañera y contertulia <a href=”/leda.zamora?refid=52&amp;__tn__=%2As-R”>Leda Zamora</a>, los Magistrados F. Cruz y G. Armijo, salvaron su voto frente a la Consulta de Constitucionalidad, del TLC impuesto con Estados Unidos. (La Patria les agradece.).

 3.3. Recordemos además, que don Fernando está posiblemente en franca minoría, frente a otros sectores de juristas, –todos y todas respetables Magistrados/as con grandes méritos técnicos y académicos–, pero con diferentes visiones del Estado de Derecho. La Corte es gigante y compleja.

 3.4. Recientemente han sugerido separar o desconcentrar más a la Fiscalía General, de la misma incluso.

 El Presidente de la Corte Suprema de Justicia, no es un Monarca Absoluto del Poder Judicial, ni debe serlo. 

 3.5. Atacar a don Fernando Cruz, de forma gratuita y repitiendo ‘slogans’ y consignas baratas Neocon y Populistas, es atacar a un aliado estratégico del Estado Social de Derecho.

4) Sobre el avance del Populismo de Derechas y el Autoritarismo del Ejecutivo:

 4.1. La estrategia del Populismo de Derechas, –para encubrir con distracciones, el avance de la estrategia Neoliberal de privatización y recorte de nuestras conquistas sociales–, es precisamente, canalizar el justo descontento popular contra los ‘molinos’ de la institucionalidad democrática. Lo advertimos hace rato. 

4.2. El resultado de lo anterior, y de la ira y justa frustración ciudadana acumuladas, sólo será el debilitamiento y el posible colapso de la institucionalidad democrática, para así allanar la ruta de Contrarreforma Neoliberal económica. Sumemos a este escenario, la crisis económica nacional y mundial. 

4.3. Parte de la operación mediática es confundir y fragmentar y sectarizar aún más a la Izquierda nacional, al Progresismo, y a los sectores populares organizados y movimientos sociales, para apoyar esta campaña contra la institucionalidad democrática nacional.

 ¿Van a crear a una nueva pseudo- “Izquierda canalla” que apoye el giro populista y autoritario del Ejecutivo?

No cuenten conmigo.

 Espero equivocarme, repito.

 5) Costa Rica y su Estado de Derecho están primero:

 Este reclamo político mío, va más allá de cualquier reclamo de Campaña Electoral o tema ideológico, y menos puede convertirse sólo, en un tema personal contra el Señor Presidente. El ‘juego democrático’ incluye el debate, la crítica frontal, el humor político punzante (por eso el meme de abajo), la denuncia ciudadana cabal y sin insultos, pero también la autocrítica.

Por eso no hay que temerle ni a los “Trolls” que insultan en redes, ni al Fanatismo político.

6) Esperamos muy pronto, el franco reencuentro institucional democrático, del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial. La Patria y el Estado Social de Derecho están primero. 

 Incluso, los proyectos patrióticos y cívicos, que fortalezcan al Estado Social de Derecho y a nuestra Soberanía, por parte de algún Jerarca del Ejecutivo, deben ser apoyados sin ninguna mezquindad.

 Con la prudencia de no ser instrumentalizados, como ‘cortina de humo’ por la Contrarreforma Neoliberal en boga.

 7) Así sucedió por ejemplo, con el tema de RITEVE y de la Ruta 27, donde el nuevo MOPT tomó medidas correctas.

 Es claro también el sesgo de algunos medios adversos al Gobierno, y de la derecha más tradicional.

 No podemos obviar este sesgo mediático tampoco, así como tampoco jamás, coartar la libertad de expresión. 

Hago en consecuencia, públicos votos, para que esta pequeña y simbólica crisis institucional, no se convierta en una grieta mayor, contra la estabilidad de la República.

Hago finalmente, un llamado a un verdadero Diálogo patriótico, institucional, social, económico y político. Todavía hay tiempo y voluntad.

Gracias por leerme.

P.D. Debería estar hoy en la Asamblea Legislativa con mi amigo Dionisio Cabal Trejos en el Homenaje a su Padre, el Cantautor Dionisio Cabal Antillon.

Por razones personales de salud, no pude asistir, sirva este modesto artículo para homenajear su memoria, desde la trinchera de ideas en la lucha por la Patria, y por la defensa de nuestras conquistas sociales.

Compartido por Jiddu Rojas Jiménez en su Facebook. La publicación original puede ser encontrada en el siguiente enlace: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=pfbid02c8puqr5QRhmZ5Y32QwzZe4HSctXvRn8SBmf6QpVjScXAp4pke2Uy9yMuf8GbvQtjl&id=100002969526277&sfnsn=mo