“En Agua Revuelta…”

Marlín Ávila

Se huele, se percibe, se palpa, el embrión de una guerra civil en Honduras Es algo que puede convenirle al Narco Gobierno. Explicamos:

Desde inicios de abril, el gobierno ha estado provocando confrontaciones entre sectores sociales, así como de las organizaciones sociales y políticas. Mientras está reprimiendo, soltando a sus grupos paramilitares y sicarios, para atemorizar y aterrorizar a la ciudadanía con actos de violencia, a veces indiscriminada. Después de unas semanas, vio que perdía la iniciativa política, pero ha reaccionado con sus métodos particulares de engaños, chantages, sobornos y hasta asesinatos selectivos, además de acciones terroristas en barrios populares, atacando e invadiendo viviendas y barrios pobres.

Simultáneamente, ha lanzado una masa (limitada, por no gozar de mucha simpatía) de población más ingenua y en estado de precariedad, a las calles, en un manejo absurdo de masas, aparentemente ingenuo, pero con evidencias de provocación a la violencia. Esto va escalando hacia mayores provocaciones. Con grupos de jóvenes infiltrados en las movilizaciones, con sus paramilitares y los grupos de precaristas, están pasando ahora a provocar, con agresiones físicas y verbales, a la enorme masa de la ciudadanía en protesta pasifica, bajo la coordinación de la Plataforma Nacional de Lucha por la Educación y la Salud gratuita y de calidad.

Mientras escribimos estas notas, después de todo un día de movilizaciones en todas las regiones del país, a partir de las 9:00 PM, de hoy martes, la segunda ciudad del país San Pedro Sula, y varios centros urbanos y rurales de la zona norte, están siendo tomados por la ciudadanía, con entradas y salidas bloqueadas. Grupos de personas que viven en las calles, como lumpen, aprovechan para vandalizar en los negocios del comercio.

Los activistas pro Juan Orlando, esta tarde se presentaron a la entrada del centro hospitalario donde trabaja la doctora Suyapa Figueroa, coordinadora de la Plataforma, evitando le ingresar a su despacho. Al menos un medio de TV incitó hoy a la turba de activistas a ir hasta su casa de habitación para acosarla.

Toda una zona del departamento de Colón se mantiene en estado de sitio militar. Hay heridos hospitalizados, otras personas presas y asesinadas desde que inició este conflicto.

Ayer se publicó un número de 34 muertos 97 heridos y 913 prisioneros como resultado de la represión del gobierno a estas movilizaciones de protestas en todo el país. La coyuntura es más compleja ahora para el gobierno, pues además de encontrar a una ciudadanía despierta de, aproximadamente, un año de letargo, quien se ha levantado como un gigante, sin miedo, pero demostrando su determinación a la protesta pacífica. Es decir, el gobierno da apariencias de no tener el control del país. A esto, sumamos las, cada vez más frecuentes, acusaciones e investigaciones con resultados positivos, desde Nueva York, EUA, diciendo que la cabeza del Ejecutivo está y ha estado involucrado en el lucrativo negocio de estupefacientes hacia esa nación del norte desde que fuera diputado, 10 o 9 años atrás.

Ahora, casi nadie duda que la familia Hernández, no solamente ha estado involucrada en delitos de tráfico ilegal hacia EUA, pero de estar directamente involucrado en los mayores actos de corrupción de la historia nacional. Sin incluir las sospechas de estar implicado en algunos crímenes de lesa humanidad.

Siendo así, el gobernante sabe que solamente algo sumamente grave, como una catástrofe natural, una guerra contra otra nación, una mortandad por una peste o, finalmente, una guerra civil, lo podría sacar de la ruta hacia una condena internacional, para concluir junto a su hermano y seguramente su esposa, al menos, las próximas dos décadas en prisión.

Cualquier lector puede pensar que esto suena demasiado macabro. Seguramente, pero la otra salvación, lo cual parece ser lo que lo tiene aún en el poder, es el apoyo del Departamento de Estado de los EUA. Nada sorprendente, conociendo el perfil de Secretario Pompeo.

Si estamos en lo correcto, promover una guerra civil, para un Capo de la Droga, no es nada descabellado, si eso le produce la distracción suficiente a la comunidad nacional e internacional, para despreocuparse de las fechorías del actual gobernante. Además, se podrían escapar los altos mandos militares, los diputados, el Fiscal General, y todos los demás miembros de Consejo de Seguridad Nacional, coludidos con el Hombre. Así que “en aguas revueltas ganancia de pescadores”.

 

Enviado por el autor.

Sea parte de SURCOS:

https://surcosdigital.com/suscribirse/