Movimiento “Fridays for Future” logra sentencia del Tribunal Constitucional alemán a su favor

El movimiento “Friday for Future” logró una sentencia donde el gobierno alemán mejorará la “Ley de Protección del Clima”, versión del 2019, hasta 2022. Esto al considerar parcialmente anticonstitucional ley de protección del clima de 2019, por considerarla “injusta” para las generaciones más jóvenes.

En la sentencia el tribunal alemán expone que “Prácticamente todas las libertades de esas generaciones, en casi todos los ámbitos de la vida humana, podrían quedar potencialmente afectados”. Lo anterior sucedería de no mejorarse la formulación actual, donde a partir de 2030 podrían darse “drásticas restricciones” en las actividades y libertades. Al no estar contemplados como debería los objetivos para la reducción de emisiones a partir del 2031.

Una reducción “moderada” de las emisiones, como las contempladas hasta 2030, significa potencialmente que a las generaciones siguientes le sobrevengan otras cargas “más drásticas”, incluidas restricciones de movimientos en aras de la protección del clima.

El derecho a tener un futuro es parte de las obligaciones del Estado para con las siguientes generaciones, así como la integridad del hábitat natural y de los animales, por esto dicha sentencia representa un hecho histórico y un avance en la protección ambiental y el estilo de vida de próximas generaciones.

La demanda fue presentada, entre otras personas, por la activista de Fridays-for-Future Luisa Neubauer, Sophie Backsen de 22 años (hija de una familia de agricultores en la isla de Pellworm, en el Mar del Norte) además de diferentes organizaciones como por ejemplo Germanwatch.

Sophie Backsen expresó que se sentía feliz con el veredicto del TC alemán. Ella teme que en algún momento los diques de contención de la isla ya no sean suficientes debido al aumento sostenido del nivel del mar. “La decisión es un gran éxito para nosotros, los jóvenes. Ha quedado claro que diferentes párrafos de la “Ley de Protección del Clima” (2019) no son compatibles con nuestros derechos básicos. Y la protección climática efectiva debe perseguirse e implementarse ahora y no dentro de diez años, cuando ya sea demasiado tarde”.

La ley de protección del clima aprobada en 2019 tenía el objetivo el cumplir con las metas medioambientales de la Unión Europea (UE): con una reducción de las emisiones de gases contaminantes en un 55 % para 2030 (respecto al nivel de 1990).