Mujeres por Costa Rica condena asesinato de dirigente indígena

Las comunidades indígenas sobrevivientes de nuestro país no han dejado desde la ocupación de sus territorios, hace más de quinientos años, de defender sus tierras y sus culturas apelando al diálogo, la buena fe, y a la democracia. El vil asesinato de Sergio Rojas, líder indígena bribri, es un síntoma de la agudización del conflicto que requiere de la urgente y coordinada acción de todas las instituciones del Estado para atender la legítima defensa de los territorios, la salvaguarda de sus culturas y el derecho a vivir en paz.

No puede haber impunidad ante su muerte y menos indiferencia ante un conflicto que clama por solución inmediata.

Apelamos a todas las fuerzas sociales, culturales, políticas y económicas para garantizar el legítimo derecho de los territorios indígenas a sus verdaderos dueños.

Que el asesinato de Sergio no sea en vano. Que su muerte abra las puertas de una nueva era para las comunidades indígenas costarricenses y toda nuestra América.