Sobre el caso de Soley y la Procuradora y las críticas al FA de la Comisión de Desenlace

José María Villalta

José María Villalta Estrada

José María Villalta Estrada*

 

En su “comunicado político 48” La Comisión de Desenlace incurre en el error que tanto critica. Asume como santa verdad las publicaciones de La Nación sobre la posición de los diputados y diputadas del Frente Amplio. Ese medio trató a toda costa de ponernos a pelear con el Gobierno. Incluso publicaron que rompíamos nuestros acuerdos con el Gobierno y después tuvieron que rectificar porque se inventaron la nota. Por supuesto también han invisibilizado las intervenciones de nuestros diputados en el Plenario donde criticaron la doble moral y el juego hipócrita del PLN que ahora se rasga las vestiduras por lo que ha hecho siempre y también recordaron que la Procuradora se ha visto envuelta en otros casos en Gobiernos anteriores donde se ha puesto en duda su imparcialidad. Todo esto parece ignorarlo la Comisión de Desenlace que le otorga demasiado crédito a lo que dice La Nación sobre el FA.

Es cierto que hay una campaña orquestada para desestabilizar y debilitar al Gobierno de Solís. Es cierto que su objetivo prioritario es cortarle la cabeza a Melvin Jimenez por ser un ministro que ha tenido vínculos con movimientos sociales en el pasado. Pero tampoco podemos tapar el sol con un dedo. El principal responsable de que esta campaña haya prosperado es el propio Gobierno que de forma increíble se dispara en el pie y se pone en la diana para que le den a la cabeza. Ni hablar de la torpeza y falta de escrúpulos y decencia con la que Soley manejó su conversación con la Procuradora. Es cierto, viene del PLN pero ¿quién lo nombró? ¿No hay nadie en el PAC que pueda relacionarse con la Asamblea Legislativa sin cometer semejantes errores? Pero además, los únicos responsables de que Melvin Jimenez esté hoy en la picota son Melvin Jimenez y sus asesores de prensa. Si es que los tiene. De forma inexplicable el ministro que más debería comunicarse con la prensa guardó silencio durante una larga semana para luego decir que no sabía nada del ofrecimiento de las embajadas. Esto pudo haberlo dicho el primer día y habría desactivado buena parte de la campaña en su contra. Pero con su silencio y evasivas dejó que se alimentaran las intrigas y la desconfianza. Ahora nadie le cree. En mi vida he visto una gestión de comunicación y relaciones públicas más mal manejada. De todo esto no tiene culpa el Frente Amplio. Aunque la Comisión de Desenlace también parece ignorarlo.

Es cierto que los diputados y diputadas del Frente Amplio han criticado con vehemencia la actuación del Gobierno y han votado las mociones para investigar el caso. Pero esto no significa que se hayan sumado acríticamente al coro de la derecha. Debían censurar la actuación de Soley porque está mal. Porque es una forma cochina de hacer política. Que hay cosas peores? Que todos hacen lo mismo? Pero, esas no son excusas válidas. Si el Frente Amplio defiende las políticas corruptas de los partidos tradicionales solo porque las ejecutó el PAC, perderíamos igualmente toda credibilidad, aunque el Gobierno del PAC no se hunda. Nuestros diputados tenían que votar las mociones para investigar el caso, porque siempre dijimos que estos casos debían investigarse y que los ministros de gobiernos anteriores debían rendir cuentas cada vez que la Asamblea los llamara. No podemos ni queremos desdecirnos ahora solo porque está en la picota el Gobierno de Solís. Si el Frente Amplio pierde su coherencia entre lo que dijo en campaña y lo que hace ahora, habrá perdido todo. No hará falta que la derecha monte campañas en su contra.

En síntesis, la fracción del FA ha dado múltiples muestras de madurez política y lealtad con los ideales que defendemos de una coalición progresista. En muchas ocasiones le hemos salvado la tanda al Gobierno y le hemos ayudado más incluso que su propia fracción. Pero eso no significa que debamos dejar que nos hundan en el fango con semejantes errores. En última instancia, buen amigo es también el que le dice la verdad en la cara al amigo sobre los propios errores. Aduladores y oportunistas sobran.

*Imagen tomada de: http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_Villalta

 

Enviado a SURCOS Digital por Rodolfo Ulloa.

Suscríbase a SURCOS Digital:

https://surcosdigital.com/suscribirse/