Desde el DEI: en el Día Internacional de los Derechos Humanos

10 de diciembre

A 71 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, desde el DEI queremos traer al presente los diálogos colectivos que han tenido lugar en los espacios de formación, junto con personas integrantes de Comunidades Eclesiales de Base, movimientos sociales, defensa de territorios, procesos de defensa de derechos humanos y vida digna, comunidades afrodescendientes y originarias. Todas diversas y comprometidas con procesos de transformación social desde un enfoque comunitario.

Recordamos que sigue siendo un momento para repensar y asumir una mirada crítica en torno a la noción de “Derechos Humanos”.

Reconocemos que siguen siendo una herramienta útil y necesaria para conseguir la justicia hacia los pueblos de Latinoamérica, aunque sigue siendo insuficiente.

Sigue quedando en el papel para muchas comunidades y personas el acceso a los derechos y libertades proclamados en la Declaración, precisamente porque ser racializadas, discriminadas, tratadas con violencia sexista, excluidas de los derechos humanos más elementales.

Un día como hoy reiteramos la urgencia de trabajar en conjunto por los derechos de las personas diversas, por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, por el cese de toda forma de violencia patriarcal.

Denunciamos el modo en que los sectores fundamentalistas religiosos contribuyen al vertiginoso aumento de la desigualdad social y la exclusión en Latinoamérica.

Desde el DEI venimos alertando sobre los retrocesos en conquistas sociales que trae consigo la presencia e injerencia de sectores fundamentalistas en espacios de toma de decisión, de políticas públicas. Insistimos en que los derechos deben ser para todas, todos, todes.

Nos enfrentamos a un panorama que nos llama con más urgencia aún a cuidar de la Tierra, de toda la red de la vida. Y a reconocer que somos solo parte de ella, y que no podemos bajar la guardia frente a los grandes responsables de la crisis climática.

Hemos aprendido de las comunidades originarias que esa apuesta política por la sanación integral de quienes somos, no es posible y no tiene sentido si no es en colectivo, como comunidad, si no es haciendo justicia a quienes cotidianamente les son violados sus derechos humanos más básicos.

Hoy creemos que es urgente mantenernos firmes en la defensa de los derechos humanos más elementales, como punto de partida, para que la vida sea digna y la justicia llegue a quienes más necesitan de ella.

Por los Derechos Humanos y de la Tierra.

DEI

Departamento Ecuménico de Investigaciones

 

Enviado por DEI Comunicación.

Sea parte de SURCOS:

https://surcosdigital.com/suscribirse/