“Empresas piñeras continúan envenenando a las poblaciones del Caribe”

FRENTE NACIONAL DE AFECTADOS POR LA PRODUCCIÓN PIÑERA

Con las prácticas de la fumigación de agroquímicos, que se realizan sin ningún tipo de regulación y la cercanía de las plantaciones a los centros de población por la expansión piñera, se ha agravado los daños a la salud humana y la contaminación del ambiente de las comunidades en el Caribe.

Nos encontramos hoy en el lanzamiento de la Campaña: “Ojo con la expansión piñera”, ya que lejos de que las instituciones responsables tomen las medidas necesarias para revertir el daño causado por las empresas piñeras en las regiones del norte y Caribe de Costa Rica, éstas siguen creciendo sin ningún control.

Consideramos que:

– La expansión de terreno para el cultivo de la piña ha aumentado a 56.000 hectáreas, lo que equivale a 800 veces el parque de La Sabana, inclusive ha afectado áreas de conservación, como La Amistad Pacífico, Tortuguero y Huétar Arenal.

– Se cultiva con la utilización de agroquímicos como el paraquat y el glifosato, que son altamente tóxicos y han sido prohibidos en países consumidores de piña por ser posiblemente cancerígenos.

– En la reciente reforma fiscal aprobada en Costa Rica, las empresas piñeras continúan siendo privilegiadas con la exoneración de sus impuestos en perjuicio de la población.

– Las personas que nos hemos trasladado desde las comunidades estamos viviendo en carne propia las diversas enfermedades que ocasiona la contaminación, como problemas respiratorios, stress psicológico, afectaciones en la piel y daño al sistema digestivo, por mencionar solo algunas.

– Persisten las condiciones inhumanas en las plantaciones donde los trabajadores pueden tener jornadas de hasta 16 horas con tareas de mucho esfuerzo físico, y sin ninguna cobertura sobre la salud, donde es frecuente el despido de los trabajadores cada 3 meses para evadir el cumplimiento de las garantías sociales exigidas por el Ministerio de Trabajo.

En este contexto es claro que la expansión piñera genera millones de colones en pérdidas a nuestro país, es un negocio que nos está envenenando la tierra y la sangre. Y hay una evidente violación a nuestro derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, como se menciona en el artículo 50 de nuestra constitución.

Por lo tanto, exigimos que:

-Se cumpla el retiro de las plantaciones de piña al menos 200 metros a la redonda de las fuentes de agua, establecido en la Ley Forestal, y que como mínimo, esa misma medida de 200 metros se aplique con respecto a los centros de población.

-Denunciamos y exigimos una rendición de cuentas al Ministerio de Ambiente y al Ministerio de Salud, como entes rectores que deben garantizar la salud y un ambiente sano a la población.

-Y por último exigimos a los legisladores y legisladoras y al Poder Ejecutivo generar las condiciones que viabilicen el establecimiento de una moratoria a la expansión piñera en nuestro país.

Dado el miércoles 19 de junio 2019 a las 3 de la tarde, en el Salón de Expresidentes de la Asamblea Legislativa, San José, Costa Rica

 

Enviado a SURCOS por Oriana Ortiz Vindas.

Sea parte de SURCOS:

https://surcosdigital.com/suscribirse/