En las próximas elecciones presidenciales, realice un voto informado

Por José Luis Pacheco

En el próximo mes de febrero no solo elegiremos dentro de los candidatos a la presidencia uno de ellos sino que también y junto a ese que se elige se eligen también dos vicepresidentes y además 57 diputados. Por eso es sumamente importante conocer a quienes llevarán esos candidatos en sus Vicepresidencias. Sería ideal que fueran personas cuyo currículo demuestre no solo capacidad y preparación sino y especialmente honestidad y que no se encuentren envueltos en escándalos de ningún tipo y menos en el área de la corrupción.

Otro elemento que quisiéramos que desaparezca de nuestras actividades políticas es el NEPOTISMO, es decir, “dar ese trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos, máxime ahora en que cada vez se persiguen más activamente los casos de tráfico de influencias, nepotismo y otras formas de corrupción política”.

Ya hemos tenido esa experiencia de soportar nombramientos de familiares y amigos en puestos de elección popular y que consideramos como “herencias políticas”. Se pasan de un puesto a otro y se mantienen “pegados a esos puestos” sin soltarlos y obteniendo beneficios y lo peor es que sin devolverle ningún beneficio al país. Incluso se dan casos en que se desean dejar en puestos a hijos, hermanos e incluso a esposos, sin que hayan hecho méritos para ello, simplemente para mantener esa entrada económica, pues ha sido la forma de vida durante muchos años, saltando de puesto en puesto. Si es que hubieran hecho maravillas en favor del pueblo pues se justificaría pero a estas alturas no tenemos a nadie en esas condiciones.

Así que, a estar atentos y a informarnos adecuadamente para que este tipo de prácticas no las tengamos nuevamente en las próximas elecciones.

Dios quiera que haya respeto de los que aspiran y que no se presenten estos casos y que quienes se propongan bajo esas condiciones tengan la fortaleza y la vergüenza para no aceptar dichos cargos (cajita blanca quizá).