FRENAPI denuncia la campaña racista y de odio contra el movimiento autonomista y de recuperación de tierras indígenas en Buenos Aires de Puntarenas

Comunicado a los organismos nacionales e internacionales a la opinión pública nacional e internacional

Denunciamos la más reciente “campaña” de odio y racista que se viene gestando desde hace semanas, que no es nueva en su método, sin embargo está llamando abiertamente al asesinato y agresión, contra personas y pueblos indígenas.

Desde que FRENAPI inicia en el 2001, los “Procesos de Capacitación e Información en Derechos Humanos por Construir Autonomía Indígena” en los Territorios Indígenas, se iniciaron “campañas” de odio, ofensas y amenazas contra quienes participamos en estos procesos. Recordemos la fallida “comisión para la defensa de la tierra” integrada por terratenientes usurpadores y agresores NO indígenas, acompañada por políticos y empresarios de la región.

El Desalojo Violento de la Asamblea Legislativa, en el año 2010, contra 27 líderes (mujeres y hombres) indígenas de Costa Rica, fue un acto “emblemático” e indicador, de racismo y desprecio contra los Pueblos indígenas de Costa Rica. La “clase política” y los grupos de poder que la sostienen, articularon sus fuerzas y golpearon, mostrando la discriminación en su forma más grave: la violencia física, publica y oficial. La respuesta que en ese momento fue archivar la Ley de Autonomía Indígena y con ello envían un mensaje al país y al mundo de cómo tratar a nuestros Pueblos: garrote y desprecio.

Como respuesta al desalojo se inició en Salitre (2011), el Proceso de Afirmación Territorial Autónoma (PATA), impulsado por el FRENAPI y asumido en las Comunidades Indígenas. Con las primeras recuperaciones de Tierra /Territorio, se aumenta la campaña feroz y violenta contra las y los dirigentes del movimiento autonomista y recuperante indígena, y, directamente contra el FRENAPI, acusando de cómplices al Comité Nacional de Apoyo a la Autonomía Indígena, que agrupa distintos movimientos sociales, eclesiales y académicos. La violencia se muestra en agresiones físicas, destrucción de agricultura, quema de viviendas indígenas, persecución, cierre de los caminos dentro de los Territorios, para impedir el acceso de la policía; notas periodísticas promocionando discriminación y demandas legales ante Tribunales. Las denuncias que presentamos ante esta agresión, no fueron atendidas o fueron archivadas.

La Lucha siguió adelante, como no les prosperó ni la violencia ni las demandas, cambiaron de estrategias de violencia.

La campaña de odio y racista aumenta su delictiva actividad y fortalece sus ataques con acusaciones falsas contra varias personas y comunidades, una de ellas es Sergio Rojas Ortiz, (bribri de clan Uniwak), de la Coordinación Nacional del FRENAPI; quién es calumniado públicamente por el delito de “peculado” desde el 2012, fue a la cárcel por 4 meses, por indicios, sin ninguna prueba formal ni legal, en contra del Convenio 169 de la OIT; y, a esta fecha 2021 (9 años después) esa causa aún NO tiene Acusación Formal aprobada, para ir a Juicio.

 En la medida que el proceso de Afirmación territorial se fortalece y aumenta, también ha crecido la violencia, en sus métodos y en sus autores intelectuales, físicos, directos e indirectos, así como sus cómplices y acompañantes.

Por esa violencia impune e imparable, es que en el 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos – CIDH, dicta Medidas Cautelares en favor de las personas y Comunidades de los Territorios indígenas de Bribri de Salitre y Brôrán de Térraba. Pese a ello, la violenta continúa y encuentra su más grave expresión con el asesinato de Sergio Rojas Ortiz, el 18 de marzo 2018. Luego 11 meses después asesinan a Jery Rivera, Brôrán recuperante de tierras.

Lo que ocurre ahora es OTRA ola de violencia racista y de promoción de agresiones, con ABIERTO LLAMADO a crear turbas armadas para atacar las Comunidades, desalojar a cualquier costo, incluyendo el asesinato de indígenas. Son mismos/as actores terratenientes y empresarios, finqueros usurpadores y agresores, del pasado, que cuentan hoy con el respaldo de jerarcas de la Iglesia Católica, de los Municipios de Buenos Aires y Pérez Zeledón, funcionarias/os de Instituciones del Estado, por acción u omisión son cómplices; y, comunicadores /as y otras personas, que se niegan a reconocer nuestros derechos humanos.

El Estado/Gobierno (Ejecutivo), la Fiscalía General (Judicial) y la Defensoría de Habitantes (Legislativo), conocen esta situación delictiva, de Apología del Delito/os, tienen evidencia publicada, como audios, fotos de actos violentos, videos en redes sociales, comunicados de pastores y sacerdotes; conocen el activista a sueldo de esta reciente campaña de odio y violencia, y,  NO han hecho nada, lo que los convierte en corresponsables, cómplices y encubridores de estos actos delictivos y de la impunidad que se genera.

DENUNCIAMOS al Estado de Costa Rica, por lo expuesto y lo responsabilizamos de lo que pueda pasar, al no actuar de acuerdo a la Ley. Los pueblos indígenas estamos ejerciendo el Derecho de Recuperar la Tierra /Territorio que las Leyes, Tratados Internacionales y las Resoluciones Judiciales establecen como nuestras, exclusivas de los Pueblos Indígenas e intransferibles a NO indígenas;(e inalienables desde 1939).

Nuestro Proceso de Afirmación Territorial Autónoma, PATA sigue y se extiende, no vamos a parar, hasta “sanear todos los Territorios Indígenas y que esos territorios vuelvan a nuestras manos, o sea, los/as indígenas que los habitamos”, como lo señala el Informe del relator especial de la ONU (2011)

Agradecemos la solidaridad de movimientos sociales, Universidades, académicos, sector de Iglesias, estudiantes y organismos internacionales, funcionarios y medios de comunicación que entienden y apoyan la legalidad de nuestro reclamo, justo y legítimo.

El Proceso de Afirmación Territorial Autónoma NO se detiene!
¡NO MAS IMPUNIDAD!
Sergio Rojas VIVE
JERY RIBERA VIVE
¡LA LUCHA SIGUE Y SE EXTIENDE!
FRENTE NACIONAL DE PUEBLOS INDÍGENAS (FRENAPI)
Acompaña: Comité Nacional de Apoyo a la Autonomía Indígena
07 de julio, 2021.