Petición: “Presidente de la República del Perú: Salvemos Chinchero, patrimonio cultural de la humanidad”

El aeropuerto proyectado en la localidad de Chinchero es una grave amenaza para la conservación de uno de los conjuntos patrimoniales más importantes del mundo. Además de afectar la integridad de un complejo paisaje inca, construir un aeropuerto en el entorno del Valle Sagrado tendrá efectos irreparables por el ruido, el aumento del tráfico y la urbanización descontrolada. Invocamos al Presidente y al gobierno del Perú a reconsiderar este proyecto.

Ingeniero Martín Vizcarra, Presidente del Perú

22 de enero de 2019

Le hacemos llegar esta carta para pedirle a su gobierno que desista del proyecto de construir un aeropuerto en Chinchero. Diversos especialistas han llamado la atención sobre los problemas técnicos que supone dicho proyecto: la altura de la zona que afecta las operaciones aéreas, la inexistencia de estudios de vientos y meteorológicos, así como el costo excesivamente alto de cada una de sus fases de construcción, que lo convierten en un aeropuerto excesivamente caro. Se ha demostrado que los suelos son del todo inapropiados para construir un aeropuerto, como también que esta obra producirá el desabastecimiento de agua potable en la ciudad del Cusco, entre otras. Nuestra objeción se suma a esas opiniones contrarias, pero se enfoca sobre todo en el daño irreparable que este proyecto causaría a la cultura del Perú y de la humanidad.

Chinchero se encuentra situado en un punto alto que domina el Valle Sagrado de los incas. Esta es un área única por su riqueza natural, un hábitat fantástico que revela, con solo mirarlo, la sofisticación de la cultura inca. Tanto la meseta de Chinchero como los valles circundantes están poblados de andenes y canales y están surcados por líneas rituales diseñadas por los incas – geómetras insuperables – que dividían y organizaban a las comunidades de todo el Cusco. En la concepción inca del mundo, estas líneas que parten del Koricancha, el célebre Templo del Sol, sacralizan todo el espacio al que alcanzan y Chinchero resulta un punto neurálgico de dicho sistema. Los incas y sus antepasados perfeccionaron ahí los cultivos andinos; en esta zona se domesticaron a los mejores camélidos y se tejieron las prendas más valiosas. De llevarse a cabo este proyecto, se hará un daño irreparable al destruirse este lugar y su entorno.

Los actuales habitantes de estas comarcas son herederos de estas tradiciones milenarias que representan en su conjunto un patrimonio histórico único. Orgullosamente, ellos presiden un espacio que reúne los vestigios de una de las más grandes culturas precolombinas y un paisaje magnífico que atrae a turistas del mundo entero, ávidos no solo por visitar Machu Picchu sino por disfrutar de la paz y belleza de este valle. Construir un aeropuerto en Chinchero tendrá inevitablemente efectos nefastos sobre todo el entorno por el ruido, el aumento del tráfico y la urbanización informal y descontrolada. El incomparable paisaje de la cordillera dominado por el nevado de la Verónica, tal como se aprecia desde la meseta, será destruido. En suma, este proyecto implicaría afectar para siempre la armonía milenaria de este universo. Es claro que corromper una parte del valle implicaría dañar el todo. A los peruanos contemporáneos nos ha tocado en suerte la fortuna de ser herederos de este legado. Es nuestra responsabilidad cuidarlo y preservarlo para legarlo intacto a las nuevas generaciones.

No pretendemos negar que el Cusco, imán para turistas de todas partes y motor de crecimiento del país, merece tener un aeropuerto más adecuado. Felizmente, la región ofrece otras áreas idóneas para una construcción eficiente y moderna capaz de atender una demanda mayor de visitantes. Abandonar este proyecto con tanto conflicto y cambiarlo por buscar nuevas alternativas viables representaría una pérdida mínima para el Estado en comparación con la gravedad de la destrucción de un patrimonio universal. Creemos, además, que detener este proyecto y al mismo tiempo aprobar un plan de manejo patrimonial y paisajístico para la zona sería la mejor forma de conmemorar el Bicentenario de la Independencia.

Hemos visto y oído en muchas ocasiones, con esperanza, reafirmar su compromiso en la lucha contra la corrupción y el desarrollo del país. En ese sentido, compartimos su convicción de que podemos llegar al Bicentenario con un país ordenado y democrático. Sin duda, tenemos un gran futuro de desarrollo y crecimiento por delante y vamos a aprovecharlo. En este esfuerzo es fundamental conocer nuestra historia, valorar nuestra cultura y estar orgullosos de nuestro país. Esto solo lo lograremos respetando el pasado y el medioambiente prodigioso que nos ha tocado compartir y que deslumbra al mundo. Los firmantes estamos convencidos de que usted, por sus conocimientos de ingeniería, sus credenciales democráticas y su experiencia en el liderazgo de un gobierno regional, sabrá entender nuestra preocupación y apoyarnos en este pedido de resguardar Chinchero de su extinción.

Ingrese en el siguiente enlace para firmar la petición:

http://chng.it/jTmGdYRvtw

Compartido con SURCOS por Roberto Salom Echeverría.

Sea parte de SURCOS:

https://surcosdigital.com/suscribirse/