Por el camino equivocado

Jorge Hernaldo Jiménez Bustamante

Siguiendo los malos consejos de quienes siempre nos han visto como sus proveedores y compradores, cambiamos el plan de sustitución de importaciones por el programa de diversificación de exportaciones, para lo cual aceptamos suscribir los tratados de libre comercio que las potencias nos ofrecieron.

La diversificación de nuestras exportaciones y los tratados de libre comercio han resultado un rotundo fracaso.

En los últimos cinco años, de 2014 a 2018, el déficit de la balanza comercial (Exp- Imp) arroja un resultado negativo de 27.399, 7 millones de dólares USD.

Sumando los déficits obtenidos con los Estados Unidos de América, la República Popular de China y los Estados Unidos Mexicanos (o República Mexicana) nos da un déficit comercial de 24.881,5 millones de USD dólares. Ese monto es un 90,8 por ciento del déficit comercial total.

Curiosamente tres de los países con quienes tenemos tratado de libre comercio.

¿Que nos dice la lógica más elemental? Que si algo está mal hay que cambiarlo.

Y el cambio viene en esos tratados que sin demora deben ser renegociados. Recuerden “la peor gestión es la que no se hace”.

Imagen ilustrativa: https://www.americaeconomia.com/