UCR: Nueva generación se educa contra la caza ilegal, la tala de árboles y la extracción de oro en Osa

Niños y niñas de la Península de Osa observan la naturaleza que los rodea con otros ojos, ahora tienen más interés por los árboles y los pájaros que visitan sus escuelas y reconocen la importancia de cuidar el medio ambiente. A largo plazo estos pequeños serán los defensores de la Península (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).
  • UCR apuesta por la formación de los niños y niñas de escuelas unidocentes para erradicar actividades ilegales que amenazan la biodiversidad de la Península de Osa
Niños y niñas de la Península de Osa observan la naturaleza que los rodea con otros ojos, ahora tienen más interés por los árboles y los pájaros que visitan sus escuelas y reconocen la importancia de cuidar el medio ambiente. A largo plazo estos pequeños serán los defensores de la Península (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Niños y niñas de la Península de Osa observan la naturaleza que los rodea con otros ojos, ahora tienen más interés por los árboles y los pájaros que visitan sus escuelas y reconocen la importancia de cuidar el medio ambiente. A largo plazo estos pequeños serán los defensores de la Península (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Un proyecto de acción social del Recinto de Golfito de la Universidad de Costa Rica (UCR) sensibiliza a los niños y niñas de la Península de Osa para evitar la caza ilegal, la tala de árboles y la extracción de oro que amenazan la biodiversidad de la zona.

Se trata del proyecto ED-3209 “Fomentando la educación ambiental en la Península de Osa” que desde el año 2015 ha venido realizando la carrera de Turismo Ecológico del Recinto de Golfito con los niños y niñas de doce escuelas unidocentes.

Las escuelas que participan en este proyecto están ubicadas dentro del área protegida Reserva Forestal Golfo dulce y muy cerca del Parque Nacional Corcovado, una zona amenazada por las actividades dañinas para la naturaleza que por décadas han realizado sus pobladores, según explicó el profesor Diego Araya.

Para evitar que estas actividades ilegales sigan pasando de generación en generación, a través de la educación ambiental se busca cambiar paulatinamente la visión de los niños y niñas y fomentar una relación más respetuosa con la naturaleza.

Uno de los centros educativos que participan en este programa es la Escuela Bahia Chal, ubicada en Sierpe, donde hay diez estudiantes a cargo de la maestra Silvana Carballo Chacón (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Uno de los centros educativos que participan en este programa es la Escuela Bahia Chal, ubicada en Sierpe, donde hay diez estudiantes a cargo de la maestra Silvana Carballo Chacón (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Para el coordinador del proyecto y profesor de Turismo Ecológico, Diego Araya Vargas, es fundamental educar a las nuevas generaciones para que reconozcan el valor que tienen los recursos naturales, principalmente en un lugar como la Península de Osa privilegiado por poseer el 2,5% de la biodiversidad mundial.

“Dentro de unos diez años podremos hablar de una generación bioalfabetizada, que conoce, se sensibiliza y es conciente de que forma parte de un entorno y que cada acción que realice va a ser positiva o negativa, que con cada acción puede contribuir a conservar y proteger ese gran tesoro que tenemos que es la naturaleza “, explicó Araya.

Hay que cuidar los árboles para que vengan muchas aves, que dejen de cazar porque se nos van los animales y que reciclen mucho porque sino todo lo que tiren al rio se va al mar y luego aparecen los animales muertos“. Nazareth, estudiante de tercer grado, Escuela Bahia Chal.

Charlas de educación ambiental, giras de campo para el reconocimiento de biodiversidad y la observación de aves son parte de las dinámicas que los estudiantes de la UCR realizan con los niños y niñas (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Charlas de educación ambiental, giras de campo para el reconocimiento de biodiversidad y la observación de aves son parte de las dinámicas que los estudiantes de la UCR realizan con los niños y niñas (foto cortesía Turismo ecológico Golfito).

Con este objetivo en cada escuela se llevan a cabo actividades donde se involucran los estudiantes y los docentes. Además participan en festivales locales como el Festival de los Manglares y Festival Internacional de Aves Migratorias, una iniciativa coordinada por el Área de Conservación Osa (Acosa) y Fundación Osa Birds.

Las dinámicas sobre la cadena alimenticia, las actividades de conteo de aves y las charlas sobre el manejo adecuado de residuos sólidos que ofrecen los estudiantes y profesores de la UCR han sido una experiencia muy enriquecedora para los niños y niñas según comentó la docente Silvana Carballo.

Por su parte, el maestro Roy Acuña quien atiende a 12 estudiantes en la Escuela Rincón de Osa, asegura que la presencia de la UCR ha sido muy provechosa pues los niños se sienten muy motivados y las actividades se relacionan con la materias de ciencias y estudios sociales.

Este proyecto de la carrera de Turismo ecológico del Recinto de Golfito está vinculado con la estrategia de educación ambiental del Sistema de Áreas de Conservación (SINAC) y el Ministerio de Educación Pública (MEP). En él participan estudiantes de Turismo Ecológico, Educación Primaria e Informática.

 

Katzy O`neal Coto

Periodista Oficina de Divulgación e Información

 

Información tomada de: http://www.ucr.ac.cr/

Suscríbase a SURCOS Digital:

https://surcosdigital.com/suscribirse/