Débil diseño aumenta riesgos… en nuestra biodiversidad

El 21 de noviembre de 2020 SURCOS publicó la nota Cinco muertes de manigordos en Ruta 32, situación expuesta por Ma. Elena Fournier, presidenta de la Asociación Conservacionista YISKI.

Ahora SURCOS comparte la siguiente información enviada por Fournier en respuesta a un estudio enviado por la Contraloría General de la República y titulado “Débil diseño aumenta riesgos en proyectos viales”

Estimada señora Azofeifa, señores y señoras de la Contraloría:

Muy importante les faltó tomar en cuenta en este estudio acerca de los débiles diseños, lo relacionado al impacto, mitigación de los atropellos y muerte de animales silvestres, pasos de fauna aéreos, superiores (puentes ecológicos) e inferiores (subterráneos) con sus respectivas mallas o cercas, que se tiene que trabajar con el SINAC-MINAE y las comunidades que saben muy bien y mejor que los profesionales en la materia, por dónde es que pasan, se concentran las diferentes especies de animales silvestres que quedan, ya que como es conocido, hay un fenómeno que está sucediendo, la defaunización de los bosques, entre otros problemas como la cacería, deforestación, etc.

También el tomar en cuenta en los diseños, los reductores de velocidad en las “puntos calientes”, la señalización vertical y horizontal, cámaras de control de velocidad (se recolectaría mucho dinero que se necesitan para el mantenimiento de los pasos de fauna), entre otras formas de mitigación obligada.

Como ha sucedido con la ampliación de la Ruta 32, que este tema quedó rezagado y ahora parte de los pasos de fauna los tiene que asumir el AyA, debe de trasladar a favor del CONAVI la suma de $ 9.026.617,22, aprovechando el alcantarillado para el paso de agua, que no es lo más conveniente, porque hay animales silvestres que no pasan por donde hay presencia de agua.

Como ustedes los señalan: el débil diseño aumenta riesgos en proyectos viales y esta vez en la gallinita de los huevos de oro, nuestra biodiversidad y el turismo que atrae.

La planificación, con la participación de las comunidades afectadas, SINAC-MINAE, CONAVI y empresas contratistas, está ausente y el Ministerio de Planificación debe de tomar este asunto seriamente. El Instituto Costarricense de Electricidad, ICE cuando realiza alguna obra de infraestructura lo trabaja bastante bien con las comunidades, independientemente de que estén de acuerdo o no, pero es parte del proyecto.

Atentamente,
Ma. Elena Fournier S.