Urge ley de reparación integral para personas sobrevivientes de femicidio

Declaraciones en Conferencia de Prensa realizada en la Asamblea Legislativa 

Presentación 

LEY DE REPARACIÓN INTEGRAL PARA PERSONAS SOBREVIVIENTES DE FEMICIDIO

Familias sobreviviendo el femicidio

San José, 12 de enero 2022

El femicidio es un crimen con un poder y terror simbólico dirigido a toda la sociedad, no solo a las mujeres. 

Un aspecto que es constante e invisible en la vida de las familias sobrevivientes de femicidio es que aunque quisiéramos afrontar con “normalidad” nuestra realidad las personas menores y sus familias debemos convivir con el trauma, el estigma social, la discriminación y muchas veces con la interseccionalidad de la exclusión de las oportunidades y el desarrollo humano.

Desde el 2007 hasta el 2021, las estadísticas del Observatorio de la Violencia de Género contra las Mujeres y el acceso a la justicia del Poder Judicial, nos indican que en Costa Rica han muerto víctimas de femicidio 398 mujeres. Y según estudios del Grupo de Familias Sobreviviendo al Femicidio, esto significa que alrededor de 517 hijos han perdido a sus madres. De los cuales, aproximadamente, 80 eran menores de edad al momento del suceso.

Los abuelos, tías y hermanas que asumimos el sacrificio de criar a estos menores nos enfrentamos a esta prueba sin la preparación emocional ni los recursos adecuados para llevar a cabo esta tarea de amor, compasión y acompañamiento de los hijos e hijas de las víctimas.

Cada vez que ocurre un femicidio la sociedad y el Estado han fallado. Cada vez que ocurre un femicidio la familia y los hijos de las mujeres asesinadas nos volvemos sobrevivientes de este acto. Si el Estado y la sociedad entienden claramente que el femicidio es un crimen de odio, deberían proporcionar a los sobrevivientes la empatía y el amor que se merecen, pero también el derecho a la reparación desde sus cinco ejes: La restitución, la indemnización, la rehabilitación, la satisfacción y las garantías de no repetición. La vida de nuestras hijas y madres es imposible de restituir, pero las otras medidas de reparación deben ser un compromiso del estado con los sobrevivientes.

Invitamos al Estado para que garantice de forma real y efectiva el derecho de reparación a las familias víctimas. Así ayudamos a romper los ciclos de violencia. Porque es una medida justa y solidaria para con los abuelos, abuelas, hermanas, hermanos, tías y tíos que, a pesar de las circunstancias, asumen con amor el cuido de las niñas y niños. Pero sobre todo porque ellos merecen el derecho de crecer como mujeres y hombres de bien. ¿Y por qué no? Felices.

La Asamblea Legislativa actual ha promulgado leyes muy importantes en el campo de la igualdad, el acoso y la penalización de la violencia contra mujeres y niñas, que son de admirar y que responden a un clamor de muchos sectores. Es por esto que hoy pedimos con la fuerza moral que nos corresponde, acciones concretas en la Asamblea Legislativa para que la LEY DE REPARACIÓN INTEGRAL PARA PERSONAS SOBREVIVIENTES DE FEMICIDIO sea una realidad.

El Estado ha procurado saldar una deuda histórica con todas las mujeres de Costa Rica, pero el camino de una sociedad más justa, buena y mejor no tiene destino.