Carta de Miguel Ureña, secretario general de SITRAHSAN, al ministro de Hacienda

Don Nogui, afectivamente:

Ciertamente el puesto que su persona desempeña, es un puesto; que exige mucho de sí mismo, en conocimiento y dedicación.

Aunque muchos no comparten quizás, nos llamó poderosamente la atención su estribillo, que parece algo similar a “si a Hacienda le va bien, nos va bien a todos”. Algo así.

Nos interesa como organización de Trabajadores Humildes en SITRAHSAN, buscar el bienestar común, en virtud de que la historia; hasta en momentos en que su persona siendo viceministro de ingresos, lidió con diversas organizaciones para de manera intensa socialmente, se aprobara la Ley 9635, para normar la materia tributaria y el empleo público. Esperamos la sombra de la Exministra desaparezca.

Conversamos, de manera amistosa y amigable en su despacho, la educación y cortesía lo procede Sr Nogui. Su investidura de Ministro es brillante y muy resplandeciente deseamos encausada en el actuar e impacto social.

Desearíamos tener un Ministro de Hacienda, que venga a fortalecer el Ministerio mismo, no su debilitamiento en materia de empleo público, si estima; debe aplicar bisturí en la actuación de todo el ministerio mismo, debe comprender el engranaje jurídico que aplica en el actuar del Ministerio de hacienda, a quien conocemos desde no menos de 30 años atrás y que tiene no menos de 10 leyes diferentes.

Debemos eliminar tediosas divisiones territoriales y competencias materiales, tal cual propusimos el denominado Código Procesal Tributario, como un instrumento jurídico para dotar de competencia a los funcionarios -hacendarios en diversidad de disciplinas, atacaríamos en mucho el fraude, la evasión y elución tributaria, con no menos del 3% de impacto sobre el PIB.

Hay mucho de qué hablar al respecto, pero nos surge otra idea, ciertamente están tomando decisiones en materia de impuesto al arroz, pero faltan acciones en materia del impuesto a los combustibles, aunque hay iniciativas, falta actuación más inmediata. Que pasará o en que contribuirán las Universidades con el FEES, en tiempos de crisis, en que contribuirán las Municipalidades en posponer el gasto en carreteras, o bien el Ministerio de Hacienda, establecer reglas para los concursos y asignación de los recursos financieros una vez licitado el proceso.

Acaso están calculando el impacto adverso de bajar el precio de los hidrocarburos, al tenor de la angustia de que el precio en el exterior parece ir a la baja no superar los 90$ el precio del barril.

Seguiremos teniendo acaso, iniciativa de interés fiscal, como grandes consorcios turísticos cuya tarifa en sus cuotas no baja los 300$ USA para una noche, los licores a esos sectores o quizás hasta vajillas de plata, para atender un jeque árabe o mantener estímulos fiscales en Agricultura, que solo sirven para bajar el precio de venta a un consumidor en el extranjero y que al final termina el país, contratando mano de obra barata o extranjera y que eluden las contribuciones sociales, o el salario mínimo de ley, como si esto fuera un país que promueve el esclavismo o servilismo al feudo agrícola de tres o cuatro firmas nacionales con capital extranjero.

El estudio de la economía misma requiere ver sus efectos colaterales, óptimo Pareto lo definen teóricos, las teorías de ingresos o consumo de Keynes, en fin; parece ser que la economía misma, sugiere el actuar del Ministerio de Hacienda, como el “atlas” de la mitología griega, para representar al hombre mismo, que sostiene en sus hombros, el mundo mismo.

El Ministerio de Hacienda, no es solo impuestos, es su efecto, su distribución, su impacto, su aseguramiento en las finanzas del Estado mismo, las exoneraciones son al final beneficio o incentivos que se dispersan quizás de la competencia perfecta, es tal cual tratamiento de los excedentes de producción quizás o del efecto de la oferta y demanda, todos integrados para buscar el equilibrio o su satisfacción.

Que gane el productor y el exportador, quizás, pero con un Gobierno que poco o nada influye, más que en facilitar las actuaciones con cero control, y mientras ellos ganen, se genera riqueza, se espera una fracción sea invertida en producir más y generen más empleo y que si el costo marginal de producir me resulta más alto, PAPA GOBIERNO me va a dar un estímulo fiscal, para amortiguar ese efecto, y si el precio de venta se me dispara ; entonces esa intervención del gobierno es casi nula, ya que está abierto a recibir los dólares para mitigar el alza del mismo, capitalizo la riqueza en las cuentas personales, y están a su vez protegidas con el secreto bancario.

Cuando hay pérdidas, el gobierno sale en su auxilio, pero si hay ganancias no quiero nada con el Gobierno, cero responsabilidades o cero obligaciones.

Todo es una paradoja en la actuación del Ministro de Hacienda, debe tener una capacidad y visión, para proyectar esos efectos, pero no tiene la inmediatez quizás de aplicar una teoría y ver su efecto ya, esto es toda una encrucijada o crucigramas del actuar político de una nación. Es al final toda una responsabilidad para mantener ese balance entre lo esperado y lo que realmente se da o se necesita.

Mucha redundancia quizás, para tener que decirle, que debe valorar los pro y contra con los recursos limitados, en un Estado donde las necesidades son ilimitadas, es aquí donde realza la planificación estrategia de la actuación fiscal, y decir, este es el rumbo que queremos, y que se debe concretar en el Plan Nacional de Desarrollo, al que deben ya restarle tres meses para presentarlo, otros 90 días tal vez.

Señor Ministro, nuestro deseo es que no sólo el Ministerio de Hacienda, sea notable en su actuar, requerimos una sociedad más segura y más saludable, en buenas condiciones de inversión, pero que quizás esos inversionistas requieran ya contribuir al fisco, quizás no con el 30% pero si podríamos estimar del 10% o más, el efecto inflacionario seria la base, más tres o cuatro puntos quizás. Se sabe que la rotación de circulante en capital propio podría generar no menos del 50% anual y eso con la estabilidad y seguridad jurídica como Costa Rica, es un plus muy atractivo.

Seguimos teniendo actividades muy rentables, para su persona no es desconocida quizás la cantidad de yates que se pasean por Tamarindo y otras marinas nacionales, haciendo alarde de que en Costa Rica, se pueden dar la gran vida y la legitimación de capitales se controla poco o se evade con mucho facilidad, al rato me pongo una figura jurídica y con eso basta, si no los bancos en el exterior lo facilitan y me traigo la tarjeta y con eso basta, ahí tengo el dinero que requiero sin mucho problema.

Señor Ministro, hay que cambiar la estructura Hacendaria, consolidarla ciertamente, pero debe actuar enérgicamente contra mandos medios, que se creen quizás, los dueños de los procesos de nombramientos a sus amiguitos, debe enviar ese mensaje, a las argollitas.

Basta ya del ring ring de celulares, cuando hay un gran hallazgo…. Espero esto no sea necesario explicárselo a fondo… hay que detener ese ring ring en actuaciones de este Ministerio.

Sr. Ministro; nos interesa esos tres puntos del PIB, se imagina qué beneficio nos traería, pero, si hacemos mejoras, y no dotamos de los recursos humanos necesarios, la tecnología no será suficiente. Ya se demostró con el TICA, al principio bien, después lo “bailan”, se prostituye un sistema donde a ciertas horas es rojo, a ciertas horas es verde, eso no puede ser….

Señor Ministro, deseamos éxito en su gestión, si su actuación es acorde a las necesidades de TODOS, no solo de un sector, estaremos todos contribuyendo a la mejoría de este país, pero si su actuación va enfocada, en solo beneficiar un sector y perjudicar, como siempre ha sido la tónica al más débil o al más humilde, creo, tendremos puntos de contradicción y contienda.

El Presidente ha señalado, la frase se parece a algo así como que “Costa Rica esté pobre porque la han saqueado filibusteros”, como el caso crucitas y otras riquezas minerales, en fin; no solo en esos campos, también en poco o nada de actuación en materia fiscal, debemos señalarle a todo sujeto pasivo que Tributar es bueno y necesario, debemos con ello tener capacidad tecnológica ciertamente, pero de primer nivel, y con la ciberseguridad necesaria, pero con instrumentos jurídicos y administrativos que el momento exige. En dicho concurso no puede aventurarse con firmas desconocidas o extranjeras, en CR tenemos personas muy valiosas, para como usted usara el termino, tropicalizar la solución.

Sr. Ministro; valore en su equipo de apoyo gerencial, por donde podría ingresar quizás efectos nocivos del poder y valore ir actuando , porque de su persona se nutren los buenos o malos, estos malos, lo hacen a sus espaldas, deseamos que sean solo los buenos se queden, esa es la esperanza, y le sugerimos igual que se hizo hace algún tiempo, aplique los estudios de vida y costumbres y ojala se pueda justificar en mucho los capitales personales con que se jactan algunos funcionarios de las mal llamadas “argollitas”.

Señor, Ministro, le deseamos éxito, pero ocupamos un rostro social hacia aquellas familias que no tienen más que una cena en todo el día, para el escolar sin zapatos o sin cuadernos, para el anciano carente de medicina adecuada, para el trabajador que sale desde la madrugada y es amenazado por la inseguridad de su barrio, el Ministerio de Hacienda, debe asegurar ese balance, y esperamos, como en mucho que podría quedar en la imaginación, un actuar aunque es humano y es limitado, por el agotamiento mismo, esperamos una actuación Ministerial fuerte y combativa, pero en especial resolutiva en favor del Estado mismo.

Señor Ministro el Funcionario Hacendario, no por nada es el más valioso en todo los países, es el que vela por el Tesoro mismo y su capacidad de actuación, es por ello; que le pedimos sea fortalecido y reconocido, tenemos mucho por hacer, pero quítenos esas camisas de fuerza legales o administrativas, para aumentar la contribución con un balance adecuado entre reconocimiento social, agilidad y facilitación de aquello que beneficie a todos.