Feliz Día del Niño y la Niña

José Luis Pacheco Murillo

Celebrar a los niños es celebrar doblemente la vida, porque los niños nos dan vida con solo su presencia y si a eso le sumamos la ternura, la inocencia, la dulzura con la que se manifiestan, nos hacen sentir plenos de felicidad.

Los niños y las niñas han venido para que los llenemos de amor y para que hagamos de su vida una experiencia maravillosa que los encamine a que en el futuro sean hombres y mujeres de bien y que puedan servir a la humanidad.

No puedo entender cómo es posible que se le haga daño a un niño o a una niña, ya hubo una sentencia magistral sobre las consecuencias que puede tener un acto de injusticia o de daño a un pequeño o a una pequeña: “Mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeños.” (Lucas 17:2)

Cuidemos a nuestros niños y niñas, démosles las oportunidades que requieran para sentirse amados, para sentirse acogidos, para que puedan descubrir las más amplias formas de desarrollarse en la vida y apoyémoslos en sus iniciativas.

Desde luego que requieren corrección y que en ocasiones debemos ser firmes ante sus acciones indebidas, pero esa corrección debe ser de tal manera que comprendan que es para su bien y para que en el futuro puedan superar todas las situaciones difíciles que se puedan presentar.

Hoy es un buen día para un abrazo amoroso, para unas palabras de ternura y para dar gracias a Dios por la presencia de esos pequeñitos y pequeñitas en nuestras vidas.

Que Dios cuide, proteja y vele por todos los niños y niñas en el mundo y que ilumine a los mayores que tengan a su cuidado a cada uno de ellos para que ese cuido sea con amor y para beneficio de todos ellos.

FELIZ DÍA DEL NIÑO