La partida de José León

José León Sánchez.

Freddy Pacheco León

Premio de Cultura Magón 2017, honrado con la Presea Nelson Mandela de la CNDH en julio de 2018, un mes después recibió el Premio Interamericano al Mérito Jurídico, otorgado por la Barra Interamericana de Abogados. Premio Nacional de Literatura Aquileo J. Echeverría en 1967, Mención de Honor de los Juegos Florales Costarricenses-Centroamericanos, en 1969, con la novela «La Colina del Buey».

Se destacó en tierra mexicana con su gran novela histórica “Tenochtitlan, la última batalla de los aztecas”, que le hizo ganador de cuatro premios literarios y un doctorado honoris causa, además de haber sido traducida a diversos idiomas.

Su narración sobre el presidio en isla San Lucas, donde injustamente fue confinado cuando adolescente, “La isla de los hombres solos”, que atrapa a sus lectores desde su primera página, también fue base para un guión cinematográfico y teatral.

Quien fuere un indígena huetar, condenado a cadena perpetua con tan solo 20 años, después de haber sido torturado, por un crimen que no cometió, se levantó del lodazal al que fue lanzado, para convertirse en uno de los mejores y más prolíficos escritores costarricenses, con novelas, ensayos e investigaciones científicas, algunas traducidas al inglés, italiano, ruso, alemán, holandés, francés y mandarín.

Para mitigar su pena (llevada sin rencor alguno), en 1988 la Sala Constitucional hace una observación sobre el caso José León Sánchez y ese mismo año, la Sala III de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica, declara a José León Sánchez, “inocente del crimen de la Basílica”. Asimismo, la Iglesia católica, por primera vez en la historia de Costa Rica, pide perdón por haberle declarado autor de un sacrilegio cometido en la Basílica de Los Ángeles en el año de 1950.

Nos honró con su amistad, tanto, que en los muchos intercambios que tuvimos por email una vez nos llamó inmerecidamente “maestro” por lo que había aprendido sobre el valor del agua, como que un litro de agua en el supermercado vale más que un litro de leche o de gasolina. También se interesó mucho por el error que se mantiene en la delimitación con Nicaragua al sur del lago de Nicaragua, en que se incumple el mandato del Tratado Cañas Jerez (tenía que ver con su lugar de nacimiento…).

Hoy lamentamos su muerte a los 92 años. Q.d.D.g.