Niños y niñas de Caño Negro construyen con el teatro una historia de comunidad

Luis Jafeth Mora Rojas

Trabajo Comunal Universitario

Ninos y ninas de Cano Negro

Cerca de 25 niños y niñas de la Comunidad formaron parte del taller impartido por la MSc. Adriana Ospina Vélez. En la foto, se encuentran en el “nido comunitario” ensayando una obra de teatro escrita por ellos mismos. La obra reflexiona sobre la metáfora de los pájaros, representados por los niños y niñas y en donde estar unidos, a pesar de las diferencias es esencial para vivir mejor.

Una nueva experiencia de trabajo comunitario se vivió el pasado sábado 28 de mayo, en las comunidades de Los Sitios y Las Flores en Caño Negro donde grandes y chicos se unieron bajo un objetivo en común: aprender, disfrutar, construir y vivir la riqueza del ser comunidad.

Eran las 10:30 am y los niños y niñas se comenzaron a acercar al Rancho Comunitario, una estructura de madera y de bambú construida con el objetivo de empoderar a las comunidades por medio del fortalecimiento de la unión de las personas a través de una estrategia colectiva organizada, además de generar espacios de organización e intervención a través del rancho para desarrollar Acción Social mediante la metodología Construcción Organizativa Socio Ambiental (COSA), uno de los proyectos de Iniciativas Estudiantiles de Acción Social.

Ninos y ninas de Cano Negro2

Este es el árbol comunitario, uno de los principales símbolos que construyó el taller y en donde se retratan las raíces, que son los adultos, el tallo correspondiente a los jóvenes y los frutos pintados y representados por manos de los niños y niñas.

Al lado del rancho, una cancha con piso de tierra y dos marcos con malla color verde, son el primer lugar donde se agruparon los jóvenes del proyecto COSA, junto con la MSc. Adriana Ospina Vélez, psicóloga comunitaria y el personal de las Iniciativas Estudiantiles de Acción Social, con un grupo de rostros sonrientes deseosos de aprender y jugar, pero sobre todo disfrutar de la riqueza natural que poseen, por ejemplo, los pájaros.

Caminar hacia el río fue el primer paso de la agenda, descubrir los pájaros que rodean todo su mundo natural, mencionando una por una las especies, con sus características alimenticias, colores y tamaño. En este espacio, los niños y niñas se lucieron dando un repaso de las aves que más admiran.

Ninos y ninas de Cano Negro3

El Rancho Comunitario es un punto de encuentro de los miembros de las comunidades. Acá se baila, se canta, se ríe, se pinta, se conversa y también se cocina, pues al lado está el fogón donde se preparan los alimentos cuando se desarrollan actividades como este taller. Es un lugar mágico, es el corazón de la comunidad.

Se plasmó todo este conocimiento en una metáfora de comunidad, por medio de la construcción de un árbol comunitario, que reunió el aporte de los niños y niñas, de los jóvenes y de los adultos. Se aprendió del árbol lo valioso que son las raíces, que representan los adultos, el tallo que representa a los jóvenes y los frutos, que son los niños, todos miembros indispensables del árbol como símbolo de comunidad.

“Luego se llevó esto a una representación teatral donde se creaba una metáfora entre la comunidad de los pájaros y su comunidad, con la creación de un cuento, se montó una pequeña representación en donde los niños crearon trajes de sus pájaros favoritos y se disfrazaron de ellos durante la obra”, relató Ospina.

Ninos y ninas de Cano Negro4

La MSc. Adriana Ospina Vélez, rescató la gran labor desarrollada, pero sobre todo, el inmenso aprendizaje y experiencia construido con los niños y niñas que impregnan de alegría el ambiente y recargan la esperanza cada día. Ospina recordó la importancia del trabajo comunitario y de nunca llegar a enseñar nada, sino llegar aprender de los habitantes de las comunidades.

Este cuento relata la historia de una comunidad de pájaros, de diversas especies y lugares de origen, que a pesar de sus diferencias, colores y formas de vida, se apoyan como comunidad para seguir adelante, al protegerse y cuidarse juntos.

“Claramente, los tiempos de las comunidades son otros y es parte del aprendizaje. Cada comunidad tiene su ritmo, su forma, su manera de trabajar, cada una es un mundo que hay que comprender y respetar” destacó la MSc. Mariana Buzó Garay, coordinadora de Iniciativas Estudiantiles de Acción Social.

Ninos y ninas de Cano Negro5

Marianeth Castro Zavala, pinta un tucán, el pájaro que escogió como parte del taller. Ellas nos comentó que lo que más le gusta de esta ave es su pico y la forma de cantar.

Ospina también destacó la importancia de desarrollar procesos, “hay que evitar eso de entrar y salir de las comunidades ya, que todos los proyectos que se hagan sean procesos donde las comunidades no sienta que estamos entrando solamente para observarlos y nada más, sino que haya un seguimiento y una presencia, incluso plantear la posibilidad de que al estudiante se le dé más flexibilidad, para que pueda estar mucho más tiempo en las comunidades y así poder sentir el ritmo comunitario y dimensionar cuales otras necesidades más prioritarias se pueden atender y trabajar”.

En enero del 2015, el proyecto COSA comenzó a trabajar con las comunidades de Los Sitios y las Flores en Caño Negro, hoy, por medio del trabajo colectivo, la comunidad construyó el Rancho Comunitario que los catapulta a seguir trabajando en este momento en el fortalecimiento de la organización comunitaria y en la apropiación de sus espacios.

 

Tomado para SURCOS Digital del Portal de Acción Social de la Universidad de Costa Rica.

Suscríbase a SURCOS Digital:

https://surcosdigital.com/suscribirse/