Festival Internacional de Aves migratorias se celebrará 1 y 2 de marzo en Puerto Jiménez, Golfito

  • Vecinos de la Península de Osa de Costa Rica despiden aves migratorias con un festival

Puerto Jiménez, Golfito, Costa Rica, 28 de febrero de 2019. Este fin de semana vecinos de las comunidades de la Península de Osa despiden a miles de aves migratorias mediante un festival organizado por el Área de Conservación Osa, Osa Birds y la Fundación Neotrópica.

El festival invita a disfrutar de varias actividades familiares de forma gratuita. Un concurso de dibujo para niños, un taller de fotografía impartido por Osa Photography, un concurso de fotografía de aves migratorias, una campaña de recaudación de tapas plásticas y la tradicional maratón de aves, son parte de la agenda.

Candelita Norteña

Esta actividad se realiza desde el año 2013, para dar a conocer a locales y visitantes la importancia de la zona para el paso de estas aves, las razones de su travesía y las amenazas que enfrentan, algunas naturales como huracanes y predadores y otras amenazas cuya responsabilidad es del ser humano como la contaminación y la caza, de ahí la necesidad de concientizar a la población sobre la urgencia de poner en práctica acciones que favorezcan la conservación de los recursos naturales para mantener las zonas de descanso, alimento y reproducción de estas especies en condiciones óptimas.

Oropendula de Baltimore

“Para la Fundación Neotrópica es un verdadero orgullo formar parte de estas iniciativas que al mismo tiempo es una gran oportunidad para hacer educación ambiental e inculcar en las comunidades el disfrute de estos espacios y el deber del cuido de los recursos naturales que poseemos en la zona, el mantener los manglares, playas y ríos limpios por ejemplo para asegurarse que el ciclo de las aves migratorias no se vea interrumpido”, indicó Ignacio Escorriola, coordinador de Estaciones de la Fundación Neotrópica.

“Este año el tema para la celebración del Día Mundial de las Aves Migratorias en las Américas se enfocó en torno a la contaminación por plásticos y su impacto sobre las aves. La contaminación por plásticos se ha convertido en una amenaza importante para las aves en todo el mundo. Se estima que se han producido 8.300 millones de toneladas métricas de plástico desde su introducción en la década de 1950. El 91% del plástico no se recicla, sino que se desecha como desperdicio, que se acumula en los vertederos y en el entorno natural”, puntualizó Karen Leavelle, directora ejecutiva de Osa Birds.

Golondrina Común

Por esta razón el tema principal de este festival es “Protege a las aves: Sé la solución a la contaminación por plásticos” con el cual busca incentivar a la población hacia la reducción del consumo de plásticos de un solo uso, la correcta disposición de los residuos plásticos y sus usos alternativos para evitar que lleguen al mar o terminen en el estómago de las aves y otros seres vivos poniendo en peligro su vida, realidad que ya se está viviendo. Se estima que el 90% de las aves ha ingerido alguna vez plástico creyendo que es alimento siendo atraídas por los llamativos colores de las bolsas y tapas plásticas principalmente, lo cual causa daños en sus intestinos, bajo peso y hasta la muerte.

Reinita de Pennsylvania

En este sentido las instituciones organizadoras de la actividad desde días anteriores al festival están visitando escuelas de la Península de Osa para concienciar a los estudiantes sobre las implicaciones del uso del plástico de un solo uso como las pajillas, a las bolsas de plástico, platos desechables, etcétera.

Cada octubre más de 100 especies de aves; como la Reinita Dorada (Prontonotaria citrea / Protonoria Warbler); la Reinita alidorada (Vermivora chrysoptera / Golden-winged Warbler) y la Candelita Norteña (Setophaga ruticilla / American Redstar), señaló Leavelle. Estas aves son provenientes del norte del continente americano migran hacia el sur en búsqueda de alimento y un clima tropical, recorriendo hasta miles de kilómetros en esta travesía, muchas llegan hasta América del Sur y otras se quedan en nuestro país por las condiciones climatológicas y de alimento que encuentran acá y en marzo emprenden su viaje de vuelta a casa, una vez terminado el invierno en el norte.

Reinita Alidorada

Por otra parte estas aves al igual que las aves residentes actúan como indicadores de la salud de ecosistemas, cambio climático y al igual que las aves residentes colaboran con el equilibrio natural de los ecosistemas a través de su función como seres vivos polinizadores, dispersores de semillas, controladores de plagas, por ejemplo.

El área de conservación Osa se siente muy orgullosa de ser parte de la organización del sexto festival, ya que con esto reafirma su compromiso de ser parte de un proceso de largo plazo, que busca sensibilizar a los habitantes de la Península de Osa y a otros actores clave, en la necesidad de poner mayor atención en la conservación de las aves, dado que es un grupo muy vulnerable a la pérdida de hábitat, la contaminación y al cambio climático. Desde la visión de ACOSA, nos interesa trabajar en la conservación de las aves por su importancia en la salud de los ecosistemas, pero también porque comprendemos que el turismo asociado a la observación de aves es una actividad que genera importantes ingresos y beneficios a las comunidades, por eso queremos posicionar a la Península de Osa, como uno de los mejores sitios para observar aves en Costa Rica.

Es así como la conservación de los ecosistemas se torna aún más importante debido a que las aves migratorias en su condición de vulnerabilidad dependen de la salud de dos hábitats distintos durante el año para poder sobrevivir, asegurarse alimento y reproducirse.

 

Enviado por Adriana Sanabria.

Sea parte de SURCOS:

https://surcosdigital.com/suscribirse/