Los altos salarios ¿del sector público?

Por Luis Paulino Vargas Solís

La breve historia que enseguida les contaré, se basa en datos de la Caja Costarricense del Seguro Social, correspondientes al mes de febrero de este año. Son, en otras palabras, los salarios o ingresos reportados a la Caja.

 Aunque los datos ofrecen diversas e interesantes posibilidades de análisis, solo quiero concentrarme en unos pocos detalles:

– El 92% de las personas que trabajan en el sector público reportaban un ingreso mensual por debajo de ₡2.163.000. En el sector privado, el 97,9% se ubican en esa misma categoría. Tomando en cuenta que, en general, los requisitos académicos en el sector público son más elevados que en el privado, esa diferencia resulta perfectamente razonable.

– Por debajo de ₡4.325.000 se ubica el 99,0% de quienes trabajan en lo público, y el 99,5% de quienes están en el sector privado. La diferencia aquí se vuelve del todo irrelevante, y muchísimo más recordando lo que ya indiqué: el nivel de calificación académica es, por término medio, bastante más alto en el sector público.

Ahora bien ¿y los ingresos muy altos? Desglosémoslo de la siguiente manera: 

– Más de ₡12 millones mensuales: el 0,020% en el sector público frente al 0,046% en el privado (un porcentaje 2,6 veces más alto en el sector privado).

– Más de ₡19 millones mensuales: el 0,0022% en el sector público y el 0,019% en el sector privado (un porcentaje casi 9 veces más alto en el sector privado).

O sea: los salarios muuuy altos están en el sector privado, no en el público.

Eso sí, no olvidemos un detalle: a la Caja solo se reportan ingresos monetarios del trabajo. Suponiendo, desde luego, que se reporten bien y completos. Eso se cumple siempre en el sector público, pero no siempre en el sector privado, donde, con más o menos frecuencia, se reporta menos de lo que corresponde y/o se hacen pagos “en especie” (al modo de “pluses”) que no se reportan (lo cual es frecuente tratándose de los cuadros gerenciales).

Pero, además, tengamos en cuenta que el ingreso de los “ricos-verdaderamente-ricos”, no provienen del trabajo, excepto en una pequeña fracción. Lo suyo son, fundamentalmente, rentas y ganancias de capital, que jamás se reportan a la Caja. 

No sabemos cuánto puedan sumar, pero les aseguro que son cifras con las que los mortales comunes y silvestre ni siquiera sueñan. 

 

Publicado en Facebook, compartido con SURCOS por el autor.