Con las manos atadas

Freddy Pacheco León

Como medida extraordinaria en pro de controlar el aumento del precio de los combustibles, el Presidente Biden “inundó” el mercado petrolero para que aumentara significativamente la oferta y eventualmente se detuviera y hasta bajara un tanto su precio.

Fueron  50 millones de barriles de petróleo de la reserva estratégica de Estados Unidos los que se liberaron. Pero en países pequeños como el nuestro, que no tienen “reservas estratégicas” como las que maneja EUA, simplemente no se puede hacer nada por tratar de provocar una disminución de los precios internacionales de los combustibles derivados del petróleo.

El precio de nuestras gasolinas, diésel, búnker, gas licuado, etc., depende del valor internacional del petróleo y del cambio del colón respecto al dólar, por lo que el Consejo de Gobierno, poseedor de las acciones de Recope S.A., no puede hacer nada por “controlar” el precio del petróleo y el gas metano. Así, los candidatos presidenciales que  demagógicamente ofrecen bajar el precio de los combustibles, solo están jugando de populistas de derecha en campaña electoral, con la única meta de buscar  una curul legislativa, como sucede con la mayoría de los doble postulados.